Advertisement

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Existen varios síntomas relacionados con la enfermedad de Crohn que pueden variar de leves a graves. El más importante de esos síntomas es la inflamación del tejido que se encuentra dentro del tracto gastrointestinal, más comúnmente, en la parte baja del intestino delgado (llamado íleon) o en algunas partes del intestino grueso (llamado colon).

La inflamación es una respuesta inmunitaria que se produce cuando el organismo reconoce una infección provocada por una enfermedad. Esta es una forma de destruir virus, bacterias u otros elementos extraños potencialmente peligrosos, que el organismo percibe como una amenaza.

Advertisement
Advertisement

Si bien la causa de la enfermedad de Crohn aún no se conoce con exactitud, los expertos creen que el sistema inmunitario de la persona enferma puede tener una reacción exagerada ante una amenaza real a causa de un virus o una bacteria no identificados, o bien ante una bacteria benigna que existe en el sistema gastrointestinal de las personas. También es posible que el organismo perciba los alimentos que digiere como una amenaza e intente protegerse.

Esta inflamación puede provocar una gran cantidad de otros síntomas, entre los que se encuentran los siguientes:

  • sangrado
  • diarrea
  • úlceras
  • vómitos
  • cólicos
  • pérdida de peso no deseada
  • problemas para absorber los nutrientes de los alimentos digeridos

En algunos casos, los síntomas pueden ser graves, e incluir, por ejemplo, la presencia de perforaciones en los intestinos o una infección. Asimismo, las personas que padecen la enfermedad de Crohn tienen un riesgo más elevado de padecer cáncer de colon.

Advertisement

Cuando se inflama, el tejido afectado por la enfermedad de Crohn es propenso al sangrado. Esto puede ocurrir cuando el alimento que se está digiriendo toma contacto con las áreas inflamadas, aunque también puede suceder que el tejido sangre por sí solo. Si el sangrado es significativo, puede provocar anemia y fatiga.

El sangrado puede comprobarse si se observa sangre en las heces o en la taza del inodoro. A veces, el sangrado permanece en el interior del organismo y es necesario realizar pruebas específicas para confirmar la existencia del problema.

Advertisement
Advertisement

El tejido inflamado también segrega un exceso de agua y sales dentro del tracto digestivo. Esto se mezcla con las heces y provoca diarrea. Para algunas personas que padecen la enfermedad de Crohn, esto puede representar un problema importante, ya que implica que tienen la necesidad de utilizar el baño con mucha frecuencia.

La diarrea frecuente también genera riesgo de deshidratación debido a la pérdida de líquido.

La inflamación puede provocar hinchazón y cicatrices, lo cual puede causar obstrucción de los intestinos. A su vez, puede producir cólicos y vómitos.

Según qué áreas afecte la enfermedad de Crohn, es posible que el organismo no logre absorber los nutrientes al digerir los alimentos. Esto puede ser una consecuencia directa de la inflamación o puede tener su origen en una perforación en los intestinos, llamada fístula.

La enfermedad de Crohn puede causar úlceras (llagas) en el aparato digestivo. Si son graves, esas úlceras pueden deteriorar completamente el tejido y, finalmente, formar una fístula. Las fístulas se relacionan generalmente con afecciones tales como la enfermedad intestinal inflamatoria (IBD) y la enfermedad de Crohn, y conectan una parte del cuerpo con otra, comenta el Dr. Charles T. Richardson, gastroenterólogo practicante en el Baylor University Medical Center [Centro Médico de la Universidad Baylor], situado en Dallas, estado de Texas, EE. UU. En la enfermedad de Crohn, esas conexiones pueden tener lugar desde el intestino hasta la piel, desde un asa del intestino hasta otra asa y desde el recto hasta la piel, por mencionar algunas. Asimismo, las fístulas pueden presentarse desde el intestino hasta la vagina en las mujeres y desde el intestino hasta la vejiga urinaria en los hombres.

Advertisement
Advertisement

Las fístulas pueden causar desnutrición, ya que obligan a los alimentos a hacer un trayecto más corto en el recorrido por el tracto digestivo, lo cual impide la correcta absorción de los nutrientes. También pueden generar focos de infección llamados abscesos. Según su gravedad, las fístulas y la infección que pueden provocar podrían poner en riesgo la vida de una persona.

Los investigadores han detectado que la enfermedad de Crohn puede incrementar sustancialmente el riesgo de que una persona contraiga cáncer de colon. Por ello, las personas que tienen enfermedad de Crohn deben prestar especial cuidado y realizarse estudios de control.

Algunos otros síntomas de la enfermedad de Crohn son los siguientes:

Advertisement
  • fiebre
  • inflamación en los ojos o las articulaciones
  • sarpullido en la piel
  • cálculos renales o biliares

Un episodio grave es la obstrucción del intestino delgado, afirma el Dr. Richardson. La obstrucción del intestino delgado puede deberse a la estenosis que se produce en este intestino como resultado de la enfermedad de Crohn. A veces, el tratamiento adecuado para ello es la cirugía. En otros casos, la obstrucción puede tratarse clínicamente. Un motivo frecuente por el cual se lleva a cabo una cirugía en pacientes con la enfermedad de Crohn es porque presentan una pequeña obstrucción intestinal.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement